La conciencia medioambiental de los últimos tiempos, no deja exento a ningún sector. Esto, unido a los nuevos límites de azufre que dictamina la OMI (Organización Marítima Internacional), lleva a tomar medidas a las empresas de logística marítima, que ya se han visto afectadas de alguna manera, por la demanda de unos clientes cada vez más exigentes con las medidas ecológicas tomadas por sus proveedores.

Desde el 1 de enero de 2020, el límite mundial de contenido de azufre en el combustible de los buques será de 0´50% masa/masa, lo que ayudará significativamente a reducir la cantidad de óxidos de azufre que emiten los motores de las embarcaciones.

Los buques, siempre han sido la forma más sostenible de transportar mercancías, bienes e incluso personas, y las empresas logísticas navieras están, sin duda, comprometidas a que esto siga siendo así, adaptándose para ello a cualquier tipo de cambio a nivel medioambiental.

Y en Carmar, no sólo nos preocupamos de ofrecer un servicio profesional a nuestros clientes, sino que también tomamos siempre las medidas necesarias para que este problema global que nos afecta a todos, pueda, al menos, paliarse en la medida de lo posible.